Hidrógeno: el futuro contra el cambio climático

El hidrógeno podría ser el combustible del futuro. Gracias a sus características, el gobierno británico ha elegido este gas para intentar dar un paso adelante en su lucha contra el cambio climático. Han lanzado un proyecto para estudiar la posibilidad de introducir el hidrógeno como combustible en todos los hogares de la región. El objetivo a largo plazo es sustituir completamente la red.

Según un estudio de la empresa Northern Gas Networks (NGN), que colaborará en esta iniciativa, la utilización del hidrógeno en el entorno doméstico reduciría las emisiones de dióxido de carbono en un 73%. Dichas emisiones son el principal causante del calentamiento global y de la reducción de las reservas de hielo almacenadas en los polos que regulan la temperatura del planeta.

El hidrógeno está considerado como una energía limpia y tiene un mayor poder calorífico que el gasoil u otros combustibles utilizados. Con su utilización, se aumentaría la eficiencia en el uso de una caldera y también del aire acondicionado. No es un elemento tóxico y es notoriamente más económico.

Según un informe realizado por la Plataforma Tecnológica Española del Hidrógeno y de las Pilas de Combustible (PTE-HPC), si en España todos los coches funcionaran con hidrógeno, se podría reducir a la mitad la cantidad de gases nocivos emitidos a la atmósfera por los automóviles. Esto supondría una disminución de las emisiones totales en torno al 20%.

La innovación camina hacia potenciar la producción de hidrógeno a partir de agua. Mediante la electrosis, un método que a través de someter al agua a corrientes eléctricas separa las moléculas del hidrógeno y del oxígeno, se puede producir combustible de forma más sencilla y sostenible.

En Argentina crece la tendencia a la utilización de un generador de hidrógeno que sirve para todo tipo de motores de combustión interna, especialmente para automóviles y camionetas. Varía el modelo de acuerdo al tamaño del motor y a su cilindrada, desde 1.0, 2.3, 3.0, 4.0 en adelante. Optimiza el funcionamiento del motor, reduce el consumo de combustible y logra reducir un 90% de las emisiones de carbono.

El kit denominado Hidroinside cuenta con un controlador electrónico que también tiene un switch de prendido y apagado, pero el dispositivo solo se enciende cuando el motor arranca. El switch sirve en caso de querer anularlo completamente, aunque los diseñadores del dispositivo aseguran que, cuando uno comienza a conducir con hidrógeno, ya no quiere volver a hacerlo sin él.

Los expertos sostienen que si el hidrógeno como combustible se implantase a gran escala, los beneficios climáticos serían enormes. Se mejoraría la calidad del aire en las ciudades y aumentaría la disponibilidad de agua pura.

Comparte esta noticia :)
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0